Consejos para enfrentar el miedo a una entrevista y no morir en el intento

Enfrentar una entrevista, ya sea de tipo laboral o para la admisión a un programa universitario; o por el motivo que sea, representa una situación de estrés, o de peligro; hablando en términos evolutivos para el cerebro, por lo que la sola mención de hacer una entrevista es suficiente para despertar los nervios de las personas. Y no solo una entrevista, también esta misma reacción es causada por un examen, una exposición o una presentación. Y la razón es sencilla. A ninguna persona, jamás en el mundo, le gusta ser sometida, o sentirse en una evaluación, esto quiere decir, a un proceso donde el resultado los pondrá en un grupo o una categoría según sea su rendimiento, el cual puede ser bueno o malo. Y por supuesto, a ninguna persona le gustaría resultar en un nivel inferior al que creen que se merecen.

Te puede interesar: Técnicas para gestionar y controlar tus emociones.

 ¿Por qué la mente se queda en blanco durante una entrevista?

La mayoría de las personas, al margen de lo mucho que hayan estudiado o se hayan preparado para el evento en cuestión (entrevista o examen), durante la ejecución se quedan en blanco, y los resultados no terminan siendo los esperados, ni mucho menos los deseados.

Esto pasa porque para el cerebro, estás situaciones; donde están siendo evaluados, son percibidas e interpretadas como un escenario de peligro, y como el instinto básico, pide poner el organismo a salvo, se activa un mecanismo de defensa que consiste en borrar momentáneamente toda la información. Resultado, la famosa mente en blanco.

Con estas estrategias y consejos que encontrarás a continuación podrás enfrentarte a una entrevista o a un examen y no morir en el intento.

Antes que todo ¡Prepárate!

Ya sea que vayas a enfrentar una entrevista o un examen importante, lo primordial es que te prepares con antelación adecuadamente. Ninguna de las técnicas que vienen a continuación te van a funcionar sino te preparas. Pon de tu parte. Si es un examen, estudia muy bien el tema con días de antelación y no solo la noche anterior. Si es una entrevista de trabajo, también debes prepararte: toma tu hoja de vida y actualízala, revisa el cargo o posgrado para el que te estás postulando así como la institución o empresa, y lo más importante, tienes que ser capaz de relacionar como ese puesto o esos estudios compaginan con tus habilidades y proyecto de vida. También debes ser capaz de enumerar las razones por las que los estás escogiendo a ellos. En una entrevista de trabajo o de admisión, tienes que saber venderte y convencerlos que te tienen que escoger. Recuerda: gran parte del miedo, inseguridad, estrés y ansiedad que percibimos por una entrevista o por un examen se debe a que no nos sentimos lo suficientemente preparados.

Combate los nervios

Ya dispuestos a iniciar el examen o la entrevista de trabajo es normal que los nervios ataquen y empieces a sentirte ansioso y estresado sino eres capaz de gestionar tus emociones. Para ayudarte a sentirte más tranquilo solo debes aplicar unas cuantas estrategias de relajación. Una de las más efectivas consiste en respirar pausadamente y lo más profundo que puedas, esto es, tratar de llevar la mayor cantidad de aire a tus pulmones lentamente, de manera, que tu ritmo cardíaco disminuya. Al hacer esto, tu cuerpo le dirá al cerebro que no hay peligro y que no hay razón para que se sienta estresado. Segundo, piensa en algo que te haga sentir relajado y tranquilo, esto puede ser un lugar, un color o incluso el estar con una persona.

Aumenta la autoeficacia

La autoeficacia es un término acuñado por el psicólogo Albert Bandura. Ese refiere a la creencia de una persona en su propia capacidad para tener éxito en una situación determinada. Aunque para desarrollar la autoeficacia intervienen varios factores, para una situación de estás puedes activarla desarrollando pensamientos funcionales y alternativos a los catastróficos que puedes estar teniendo en ese momento. Para ganar confianza, piensa que nadie te conoce o sabe del tema más que tú y simplemente quieren conocerte porque eres muy bueno. En un examen, puedes pensar que no es una evaluación de verdad, sino un simulacro o un ensayo para el examen de verdad. Repetirte estás cosas te ayudara a sentirte más tranquilo y viceversa, con más confianza y valor.

Te puede interesar: Terapia Cognitivo-Conductual ¿Cómo es, de qué trata?

Y por nada del mundo hagas esto en una entrevista

Cientos de personas, cuando tienen una entrevista de trabajo, y saben que se les va a aplicar pruebas psicológicas, buscan al amigo que estudió psicología para preguntarle cómo responder las pruebas. Sino conocen a un psicólogo, googlean la misma pregunta y esperan a que el buscador les diga cómo hacer las pruebas psicológicas en una entrevista de trabajo para que los contraten. Lo que la gente no sabe, es que muchas pruebas psicométricas, te dicen cuando el candidato está intentando dar una buena imagen, es decir, que ha manipulado y distorsionado la prueba. Además, estas pruebas que aplican los psicólogos organizacionales son los únicos instrumentos que tienen para hacer un perfil del candidato. Así el mayor consejo es, utilices las estrategias anteriores y sobre todo, siempre seas sincero y franco en todas las fases del proceso de selección.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *