¿Por qué nos cuesta tanto hablar sobre la sexualidad?

La sola mención de la palabra sexualidad es suficiente para que la mayoría de las personas la relacionen con el sexo y se pongan nerviosas. Aunque la sexualidad sea mucho más que tener relaciones sexuales. El misterio y la censura que ha rodeado este tema ha hecho que surjan muchos mitos sobre la sexualidad, los cuales resultan ser mentiras la mayoría de las veces.

Te puede interesar: Llorar no es malo, es bueno y trae muchos beneficios.

Lo cierto es que la sexualidad es un tema importante para el desarrollo de nuestra vida, así como para la construcción de la identidad y la personalidad; más aún es un área de la vida que estamos viviendo y experimentando todos los días desde que nacemos hasta que dejamos este mundo.

¿Qué es la sexualidad?

La sexualidad es un fenómeno complejo que pone en juego diversos aspectos constitutivos de la naturaleza humana. No es fácil definir la sexualidad, pero en palabras sencillas es todo lo somos, lo que sentimos, creemos y expresamos. Está formada por una dimensión biológica, psicológica y social que están en permanente interrelación, influenciándose a la vez.  

Por otro lado, la sexualidad tiene diversas funciones, es decir, para lo que sirve. Estás funciones nos permiten relacionarnos de manera comunicacional con los otros, o sea, el ser capaz de establecer una conversación con cualquier persona. También nos ayuda a establecer lazos afectivos con la familia, amigos y por supuesto, de manera romántica. Otras funciones  nos permiten asociarnos con personas para fines eróticos y reproductivos.

Ahora, la sexualidad está; además, formada por ciertos componentes, los cuales se refieren a la construcción que vamos haciendo de ella desde nuestro nacimiento, esto incluye la identidad; la orientación sexual, es decir, la atracción erotico-afectiva que desarrollamos hacía una persona del sexo opuesto o el mismo sexo; el género y los comportamientos y normas asociados a este, lo que quiere decir, la forma en la que la sociedad dice que deberíamos vestirnos, comportarnos y ser de acuerdo al sexo con el que nacimos.

Ahora, estudios han encontrado una relación significativa entre la sexualidad y el proyecto de vida, la gestión de las emociones y la capacidad para solucionar problemas y tomar decisiones.

Entonces, ¿Por qué a la gente le cuesta hablar del tema?

La sexualidad es algo tan normal como comer, estudiar o dormir, sin embargo, pocas personas lo ven igual, lamentablemente porque se han acostumbrado a reducirla a la parte genital, contribuyendo a que sea valorada negativamente. Empero, la razón por la que nos cuesta mucho hablar de sexualidad no solo está motivado por lo anterior, sino que también está ligado a otros factores como la historia, la crianza y la educación.

Otras experiencias han condicionado a que la gente tome el tema con cariz negativo, pues cuando eran niños y se querían tocar los genitales, como forma de explorar su cuerpo, le decían que eso era malo y que no se debía hacer, y así, en todos los ambientes, incluso en el escolar los genitales y cualquier tema referente a la sexualidad era ignorado o silenciado de forma contundente.

Otra dificultad a la que se enfrentan las personas para hablar de sexualidad es que no cuentan con el lenguaje adecuado para hablar del tema, las palabras que conocen son obscenas e infantiles, ocasionando que se afronte la sexualidad con vergüenza, incomodidad, sin confianza y sin claridad.

Hace siglos, cuando se creía que a las “mujeres decentes” no les interesaba el sexo, sino que les causaba asco y repugnancia, ha provocado que la sexualidad se hablé con mayor censura y miedo, gracias a la creencia general que mientras menos se hable, no incitará a las personas, especialmente a los más jóvenes a tener sexo. Creencias se siguen manteniendo en el imaginario de las personas.

Consejos para hablar de sexualidad

Lo primero es cambiar de actitud frente a la sexualidad, adoptar una postura madura, y tener presente que esta es mucho más que sexo, como también, tener presente que nuestra naturaleza es sexuada y que desde el mismo momento que nacemos se empieza a desarrollarla y expresarla en cada etapa del ciclo vital.

Te puede interesar: Descubre cómo pensar en positivo puede mejorar tu vida.

Sobre todo, para mantener conversaciones maduras, claras, directas, cómodas y seguras sobre la sexualidad es importante informarse con fuentes confiables y no hablar desde el prejuicio.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *