ORGULLOSO DE SER YO

Hoy se cumplen 49 años, desde el día en que un grupo de anormales, desviados, degenerados y volteados, mamados de las continuas agresiones, golpizas, redadas, burlas y el más cruel anonimato al que eran sometidos, se agitaron, se rebelaron, se levantaron contra el sistema, que quería aplastarlos, humillarlos, aniquilarlos, desaparecerlos y reducirlos hasta la más mínima expresión.

Y fue así, como rotos, pero con el espíritu insuflado de valor; nacido de la impotencia, la rabia y la esperanza, se mantuvieron en pie durante días, y no se rindieron; pelearon, protestaron, gritaron, reclamaron lo que por naturaleza era suyo, y lo obtuvieron. La relativa libertad, aceptación social y derechos que millones de personas experimentamos hoy en día es gracias a ellos.

Nace de esta manera el Día del Orgullo LGTBI; una fecha para conmemorar los Disturbios de Stonewall, pero más que eso; para ser visibles, un día para decir que existimos, que somos cualquier otro; pero también, para seguir luchando por los derechos que cada uno merece, simple y llanamente por ser humano.

“¿Por qué no hacen algo?” fue el grito de independencia; el grito de liberación sexual; un grito de impotencia que hizo posible la revolución por el cual es posible ver a dos personas del mismo sexo agarradas de la mano sin necesidad de sentir culpa; mucho más, que existan leyes que protejan ese acto contra la discriminación;  esa mala hierba que se niega dejar de crecer y corroer las mentes de los demás

Aunque bien es cierto que este progreso se ve eclipsado; más aun, parece nulo cuando te dicen que en 72 países del mundo es delito decir que se es homosexual; o persona trans, y la cosa se pone peor, al caer en cuenta que en 8 naciones más, ser así se castiga con la muerte. Y es aquí, cuándo uno se pregunta en qué posición se encuentra uno para que mucha gente prefiera al peor de los criminales como hijo, amigo o vecino, que a un simple marica.

(Te puede interesar: Prohibida la homosexualidad)

No pretendo con esto, dar una lección de historia, sino compartir con todos ustedes, el motivo por el cual celebro; con orgullo, una pequeña-gran parte de mí, de lo que por este mes se pone de moda y va más allá de los colores, el Love wins y todo eso.

Conmemoración que, si inclusive no existiera oficialmente, yo celebraría; quizá ignorándolo, por el simple hecho que sentir orgullo por sí mismo, es caminar sin agachar la cabeza, sin pedir perdón o permiso por ser lo que uno es y, sin dejar que los comentarios u opiniones de los otros hagan mella en ti. Orgullo es eso, y no necesito ser gay para sentirlo; simplemente tengo que ser una persona que se ama, se acepta, se respeta y nada más.

Sin embargo, en el ámbito que nos atañe es; además, vivir y celebrar a esos que lucharon y se mantuvieron en actitud de batalla por una causa; aunque tuvieran que poner en riesgo su integridad y en muchos casos morir, que sabían no iban a ver materializada. Y también es, celebrar por aquellos que tienen que tienen que vivir escondidos porque ser ellos, significaría la muerte.

Con lo anterior, no quiero decir que el orgullo se trate de hacer algún tipo de militancia o activismo político; aunque el mismo hecho de reconocerse parte una minoría que históricamente ha sido excluida, segregada, discriminada y atacada es en sí mismo un acto político. Se trata simple y llanamente de ser y llevar lo que uno es, con coraje y orgullo, sin miedo y sin vacilaciones. Y esto solo es posible cuando el amor hacia uno mismo es lo suficientemente fuerte para saber que no hay nada malo en ser uno.

En todo caso, este día del Orgullo es para que nadie se avergüence de lo que siente y es. Al contrario, say it clear, say it loud. Gay is good, gay is proud.

4.5 (90%) 8 votes

Me encantaría conocer tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.