Terapia cognitivo conductual ¿Cómo es, de qué se trata?

La Terapia Cognitivo Conductual, es una forma de psicoterapia que ha ganado relevancia mundial en las últimas décadas gracias a diversos aspectos, como la efectividad que muestra en poco tiempo para diversos problemas y trastornos, al estilo estructurado del proceso terapéutico, los principios que la rigen y la practicidad del enfoque, solo por mencionar algunos.

Te puede interesar: Descubre cómo pensar en positivo puede mejorar tu vida.

En este artículo, trataré de hacer un encuadre de la terapia cognitivo conductual, para que tengas una idea general de qué es la TCC, y cómo funciona, pues, tal vez alguna vez has escuchado hablar sobre ella, o entiendas por qué algunos psicólogos se hacen llamar psicoanalistas y otros cognitivos, sobre todo si piensas que todas las terapias o todos los psicólogos trabajan bajo el modelo psicoanalítico de Sigmund Freud… y no es así.

Para aclarar esto, tienes que saber que en la psicología hay varias escuelas o corrientes que han surgido a través del tiempo, las cuales tienen núcleos y presupuestos teóricos diferentes, sin embargo, la función o el objetivo de todas es el mismo: comprender y explicar la conducta humana para así contribuir al bienestar y calidad de vida de las personas. Por eso es normal que entre tantos nombres y abordajes teóricos, uno se pueda confundir fácilmente sino sabe en qué consiste cada uno. Dicho esto, sigamos hablando sobre la terapia cognitivo conductual.

¿De qué se trata la Terapia Cognitivo Conductual?

Se puede afirmar que la terapia cognitivo conductual, nace o surge como una fusión entre algunos presupuestos de la psicología de la conducta y la psicología cognitiva, es decir, pensamientos y creencias. Así, en la terapia cognitivo conductual se busca, mediante diversas estrategias crear un cambio cognitivo, es decir, en la forma en la que percibe las situaciones, para lograr una transformación en la emoción y comportamiento del paciente.

La terapia cognitiva conductual, en especial la cognitiva, se fundamenta en los pensamientos y creencias que tiene la persona acerca de sí mismo, su entorno y su problema, pues en la mayoría de las situaciones la forma en se sienten y reaccionan las personas ante algún problema, se debe a la interpretación distorsionada que hacen de la situación, que en gran parte de los casos, no tenemos evidencia en la realidad para sentirnos triste, por ejemplo.

Según la TCC esta tristeza se debe a la percepción errónea que hacemos de los acontecimientos actuales, es por eso que gran parte de las sesiones se desarrollan en forma de diálogos, donde el terapeuta hace preguntas específicas al paciente acerca de la situación que den cuenta del error en su pensamiento y de esta forma pueda cambiar su estado de ánimo y cómo se comporta frente al problema. Ojo, es un dialogo que se desarrolla de forma estructurada y no un simple hablar y hablar del problema como sucede en otros enfoques terapéuticos.

¿Cómo funciona la TCC?

En la TCC hay algunas caracteristicas esenciales que hay que tener en cuenta:

Una es el empirismo colaborativo, es decir, que en la TCC el paciente y terapeuta forman un equipo donde juntos exploran las creencias, pensamientos, sentimientos y conductas que lo ha llevado al problema. Este empirismo lleva a que el paciente tome un rol activo en el proceso permitiendo así, que se convierta en un entrenamiento para que la persona tenga las herramientas necesarias para evaluar sus creencias y sepa gestionar sus recaídas en el futuro, es decir, que si llega a consulta un paciente para afrontar su depresión y luego de haber trabajado satisfactoriamente en él, y luego de un año vuelve a recaer, la persona sepa qué tiene que hacer y no tenga la necesidad de volver a terapia.

Este empirismo también se desarrolla en forma de investigación, es decir, la terapia cognitivo conductual se basa en técnicas que han demostrado ser eficaces mediante la investigación científica, es por esto que la TCC goza de un gran respaldo científico para tratar diversos problemas y trastornos.

Ahora esta eficacia también afecta el tiempo de la terapia, que en la mayoría de los casos es de meses sin llegar al año  y en aquellos casos donde se trabaja con trastornos más graves, como los de personalidad, el proceso terapéutico no pasa de los dos años.

Por otro lado, la terapia cognitivo conductual se centra en el ‘aquí y el ahora’, o sea, que se trabajan con los motivos que aquejan a la persona en la actualidad, y no en lo sucedido en la infancia, sin embargo, es normal que en algunos casos; donde se amerite, se puede recabar información acerca del pasado del paciente para entender la situación actual y cómo se ha desarrollado en el tiempo.

¿Tienes más dudas?

Si tienes más dudas acerca de la Terapia Cognitivo Conductual contáctame o deja tus comentarios y con gusto te ayudaré a resolverlos.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *